Para ver las imágenes a mayor tamaño, pinchar sobre ellas

Objetivo: Solicitan la restauración de válvula de compuerta DN 1000 con una antigüedad en torno a los 100 años para dejarla para expositor.
En función del estado de la válvula lo ideal sería que la válvula, aunque no totalmente, pudiese llegar a moverse. La pintura a aplicar la escogemos con el pantone de colores sobre la válvula y escogiendo el más parecido.
Fase 1 Desmontaje: Observamos que el cuerpo de la válvula, en general se encuentra en buen estado, no así los rodamientos y demás anclajes presentes en la válvula.

Debido al esfuerzo de manipulación en la última actuación, el eje se dobló, por lo que tuvieron que practicarle un corte para enderezarlo.
Fase 2 Granallado: Una vez traída la válvula a nuestras instalaciones, comprobamos que las adherencias son demasiado fuertes como para un proceso de limpieza mecánico, por lo que trasladamos la válvula al taller para su granallado.
Escogemos una granalla un poco más gruesa para la fundición y más fina para el bronce, con el fin de evitar marcarlo en exceso.
Ante la dificultad de dejar sin restaurar una sección externa, optamos por dejar una sección interna de la compuerta, que contaminará menos con el efecto de la lluvia.
El acabado tanto de la fundición en las zonas que no están en contacto con el agua, como en el bronce, el resultado es magnífico.
El avanzado estado de corrosión en algunas piezas, como el marco de los rodamientos o la parte inferior de la compuerta, donde el agua ha estado circulando y la corrosión ha ido avanzando.
Fase 3. Pintado a mano de rodamientos.
Los carriles de rodamientos se han sometido a una inmersión en descalcificante, habiendo removido una cantidad importante de óxido e incrustaciones, antes del granallado, pero aún así no giran. La otra opción sería desmontar las pletinas, pero esto nos obligaría a cortar los tornillos y dañar la pieza original, por lo que optamos por conservarla tal cual está. Una vez esté pintada, aplicaremos afloja-tornillos, a ver si conseguimos “soltar” los cilindros.
Fase 4. Pintado de la válvula.
Al igual que los rodamientos, aplicamos primeramente una imprimación que proteja la fundición, para posteriormente aplicar la pintura de poliuretano.
Respetamos una zona en estado original, para que se pueda ver el efecto de la restauración, aunque de quedar esto a la intemperie pueda suponer un pequeño foco de contaminación de óxido a la zona baja de la válvula en su parte interna. Se ha optado por esta zona por la espectacularidad del contraste del bronce y fundición granallados, al estado original.
El epoxi aplicado es un RAL 7048, mientras que el poliuretano es un RAL 7040, por lo que en caso de rozadura, será prácticamente imperceptible.
Fase 5. Simulación de funcionamiento de cableados y poleas.
 Nos encontramos en el conjunto un número de 12 enganches (6 fijos y 6 móviles) y 6 poleas para fijar cables, lo que nos lleva a desarrollar u modelo simple a escala que nos ayude a comprender el funcionamiento de dicho cableado (ahora inexistente), las poleas y el sistema de rodamientos.
Observamos que las cajas de rodamientos van a avanzar menos que la compuerta, por la longitud de la pista de rodadura de los rodamientos, por lo que claramente las poleas están diseñadas para mantener esta caja de rodamientos sobre la pista de deslizamiento, al tiempo que “estira” de ella hacia arriba, o hacia abajo, pero a una velocidad que será la mitad de la de la compuerta, gracias al sistema de poleas.
La conclusión a la que llegamos es que se trata de seis cableados independientes, tres por cada lado, de los cuales uno va fijado a la parte superior de la caja que envuelve a la compuerta y pasando por el rodamiento superior, se fija al anclaje de superior de la compuerta.
El segundo y tercero pasarán de su anclaje fijo situado en la parte inferior de la caja de la compuerta hasta el rodamiento móvil lateral situado en la caja de rodamientos, volviendo al anclaje móvil de la compuerta, situado uno en la parte externa mediante un saliente y otro en la parte interna de la compuerta.
Para evitar que la caja de rodamientos caiga cuando la compuerta en forma de cuña esté completamente abierta, ni se mueva del sitio, será preciso que los cables mantengan siempre la tensión cediendo los de abajo al tiempo que los de arriba estiran, y al revés cuando baje, lo que le llevará a permanecer siempre en el punto adecuado.
Lamentablemente en los primeros intentos por darle movilidad, tanto a los rodamientos como al eje, a través de su accionamiento reductor, nos ha resultado imposible moverlo, y dado que no queremos romper el marco original, por restaurar la movilidad, perdiendo así la estética, ni desmontar completamente el eje, teniendo que romper anclajes y forzar piezas, sin garantía de que luego pueda quedar bien, trataremos de engrasar y lubricar, para forzando un poco devolverle algo de movilidad, teniendo claro, de no conseguirlo, que primaremos la estética y respetar en lo posible los elementos originales.
En esta simulación podemos ver la válvula y la caja de rodamientos en la posición abierta.
En la válvula cerrada se aprecia el recorrido de los rodamientos mientras que la compuerta con un cierre de bronce en forma de cuña queda sellado con su gemelo alojado en el cuerpo.
Fase 6. Preparación y ensamblado.
 Lo primero que hicimos fue soldar los anclajes que durante el desmontaje hubieron de ser cortados, mediante un electrodo especial para soldar en fundición. Una de las dos piezas conserva la base, aunque en mal estado, porque ya fue soldada, la segunda se recompuso añadiéndole una pletina y siguiendo el patrón original.
Una de las principales dificultades que nos vamos a encontrar es el hecho de tener que colocar la compuerta ligeramente abierta, por no poder cerrar la válvula en estas condiciones.
A continuación dejamos colocados todos los cables fijados a los anclajes móviles, para posteriormente acabar de fijarlos a los fijos.
La compuerta lleva acoplada una especie de “L” en los extremos inferiores sobre los que van enganchados los cables de las poleas externas. Al mismo tiempo la compuerta dispone de una pletina, que en el croquis inferior hemos coloreado en gris que apoya sobre otra pletina situada en el marco que hemos coloreado en azul semitransparente, dejando libre la parte inferior precisamente para poder colocar la compuerta, pero al tener que colocarla en una posición semi-abierta, nos obliga a colocarla con sumo cuidado y cuidando de no dañar los elementos de fijación.
En este esquema se puede ver la inserción normal de la válvula en la caja, y como en esta posición dificulta el ensamblado.
En nuestro caso pudimos hacerlo gracias a que solo conserva el gancho exterior en uno de los lados, por lo que dándole un poco de ángulo a la compuerta y con mucho cuidado conseguimos ensamblarlo.
Compuerta Ensamblada en su caja con cableado preinstalado y los rodamientos acoplados
Tras la limpieza y repasado de pintura, se ensambla la tapa superior y se fija provisionalmente mediante tornillos M24 x 100, hasta que lleguen los tornillos definitivos de acero negro, mas similares a los originales y que serán pintados en el proceso final.
Fase 7. Soporte, movilidad y acabados.
Tras el montaje de la válvula, forzamos ligeramente el volante de maniobra, y para nuestra sorpresa, la válvula tiene movilidad. No queremos forzarla, por lo que apenas la tanteamos, pero una vez la tengamos vertical sobre su base, realizaremos movimientos de apertura y cierre al tiempo que se engrasa para ver si conseguimos recuperar parcialmente la movilidad. Hay una parte del roscado del eje que está deformado, y otra zona con un corte, por lo que desaconsejamos la apertura total de la válvula.
El soporte irá cogido únicamente a la tornillería inferior de la válvula, de manera que la práctica totalidad de la válvula quede visible y sin elementos de agarre.
Para ello se atornillarán en toda la longitud de la base un perfil en “U” a cada lado, al que irán soldados dos perfiles en “H” de forma transversal con una longitud de tres metros que a su vez irán soldados entre si por tres perfiles en “U” de aproximadamente 1,5 m que será donde se practicarán los orificios para fijarlo a las varillas previamente hormigonadas en el suelo y que permitirán la nivelación de la válvula previa al hormigonado. Se proveerá de unas plantillas para poder colocar dichas varillas correctamente.
FALTA INCORPORAR ALGUNAS FOTOS EN LAS DISTINTAS FASES P.Gea

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies