Para ver el cuadro a mayor tamaño, pinchar sobre él

Nunca he dispuesto de una buena foto para pintar con ella el cuadro de mis padres. Lo que nunca me ha hecho renunciar al deseo y necesidad de pintarlos para poderles decir lo que siento por ellos, mirándoles a los ojos, como si estuviesen más cerca de mí.
Los hijos de la posguerra, no vivimos una vida fácil y mucho menos tuvimos tantas necesidades cubiertas y regalos. Por otra parte estábamos más separados de los padres, por temas de trabajo (había que trabajar para comer)
Es ahora cuando viviendo muchas de sus situaciones cuando comprendo más a mis padres, por eso es ahora cuando paso a comentarles algunas situaciones y sobre todo les trasmito mis sentimientos,
La dificultad de este cuadro radica en situar a mi madre junto a mi padre, con edades parecidas, cuando el falleció muchos años antes que mi madre, y encima con unas fotografías en blanco y negro, con muy pocos detalles.
Cuando pinto a alguien las facciones que más me interesan y las que más busco son las miradas a través de los ojos, y eso es lo que he pretendido en este cuadro, su mirada,  la media risa en mi madre,  la seriedad de mi padre, hombre serio, recto y valiente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies