Para ver esta imagen a mayor tamaño, pinchar sobre ella

Siempre que voy a pintar un cuadro busco el sentimiento que me produce, metido en esa situación, trato de vivirlo, cuando me hablaron de este me puse a pensar en mis sentimientos en estas circunstancias, en medio del monte, contemplando la inmensidad del cielo,
Los primeros sentimientos, son de pequeñez ante lo que abarcan tus ojos, después vas pasando por distintas situaciones de admiración, de la belleza que tienes ante ti, la capacidad de Dios para ser capaz de crear todo esto y darle un orden

Otros sentimientos que vienen a tu cabeza son de paz, de relajación, de disfrute de lo que hay ante tus ojos y poco a poco te vas integrando en los sonidos del campo, hasta llegar a un disfrute del silencio, en donde te encuentras contigo mismo y tus circunstancias.
El final es cuando te ves en todo este arco de firmamento que en su belleza y armonía te hace pensar en un Dios, que en este templo de sencillez, se aparece frente a ti y ante el que no hay excusas ni pretextos, ni justificaciones el está ahí y se comunica contigo, sin palabras para que goces con el de tu fe

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies