P.Gea

INTRODUCCIÓN

Criterios sobre los capítulos auxiliares tenidos en cuenta en la realización de una obra.

Ha sido nuestro deseo trasladar a nuestros lectores el buen hacer del equipo en el montaje de una obra. Es intención de este capítulo el repasar, puntualizar y sintetizar las acciones más importantes que se emprenden al realizar una instalación de tuberías y siempre teniendo presente tanto la seguridad del personal instalador como de la propia instalación en sí.

El concepto de instalación de tuberías agrupa en su definición las siguientes tareas.

  • Descarga de la tubería a su llegada a la obra
  • Acopio de las mismas.
  • Apertura de la zanja.
  • Formación de la cama de apoyo.
  • Bajada a zanja de los tubos.
  • Preparación, acople de las juntas y su verificación.
  • Compactado del asiento de la tubería y de las tierras laterales.
  • Punteo de la instalación.
  • Anclaje
  • Pruebas
  • Tapado de la zanja.

 

 

alt=

Descarga y recepción de los tubos.

 

La descarga debe efectuarse contando con los medios más adecuados. Jamás deberá de rodarse libremente o tirar los tubos desde la batea del camión, por muy robustos que parezcan a primera vista.

Las tuberías de pequeño y mediano diámetro, siempre en función del peso de los mismos, pueden llegar a obra paletizadas para facilitar su descarga con equipos mecánicos tipo carretillas. Los palets no suelen sobrepasar los 1.500 kg. Los tubos de mayor tamaño llegan a obra con apoyos diseñados por los fabricantes y atados convenientemente.

Para seguridad del personal de descarga deberá disponerse de eslingas adecuadas que faciliten el enganche y suspensión de los tubos, sin dañarlos, así como guantes y botas apropiadas. Se ha de cuidar el no efectuar maniobras que encierren peligro, como es el de no elevar la carga por encima del personal, etc.

Los tubos deberán ser recepcionados a su llegada a obra por personal cualificado, el cual levantará acta anotando en el albarán y copias correspondientes las posibles anomalías si las hubiere.

Siempre deberá firmar por duplicado, quedándose copia de la misma. Hay que recordar que los materiales deben viajar con seguro de transporte y no siempre es el fabricante el responsable de la anomalía que presente la partida recibida

El acopio

 

El acopio en parque o zona de apilado solo se realiza cuando la instalación de los tubos va a retrasarse y para una mejor vigilancia de los mismos. La altura del apilado no debe exceder del alcance y seguridad del personal. La primera tramada de los tubos deberá apoyarse sobre travesaños de madera, los mismos que trae el camión, dispuestos a 1 metro de las testas de los tubos, con cuñas que aseguren la estabilidad de las pilas.

Para evitar el acarreo hasta la zanja y los riesgos correspondientes, es muy normal realizar el acopio al borde de las zanjas y que deben responder a los siguientes criterios.

  • Colocarlos tan cerca como sea posible de la zanja, siguiendo normas de seguridad, en evitación de desprendimiento en tierras al fondo de la misma.
  • Dejar la tubería al lado opuesto a las tierras de excavación.
  • Si se va a precisar medios mecánicos en la colocación es aconsejable situarlos al lado opuesto del camino de servicio.
  • Que no se halle expuesta al tránsito de vehículos.

 

Apertura de zanja

 

 

 

El dimensionado de las zanjas viene determinado por:

  • Tipo de terreno
  • Profundidad de la misma
  • Proporcionar a la tubería un alojamiento adecuado, en cuanto a su dimensión.
  • Procurar el personal responsable de la instalación  unas condiciones de seguridad y facilidad para realizar su trabajo.

Como regla general no debe abrirse la zanja con demasiada antelación a la colocación de la tubería, ya que una zanja abierta representa un peligro de por sí y además se vería afectada por los cambios climatológicos.

Cuando la traza de la tubería describa una curva se excavará una zanja de mayor anchura ,de forma que permita el montaje inicial de cada tubo en línea recta y posteriormente adaptarse a la curva, teniéndose presente no alcanzar la desviación máxima permitida por el fabricante.

Las tierras procedentes de la excavación deben situarse a unos 50 cm del borde de la zanja y lado opuesto al tránsito de vehículos. Instalaciones especiales: estudiar.

Tipos de zanjas

alt=

La zanja en general debe tener una anchura uniforme y suficiente para que el operario pueda trabajar en buenas condiciones de seguridad. A veces se necesitarán zanjas anchas, estrechas o terraplenadas, en función del tipo de terreno natural y profundidad de la misma.

En terrenos con una buena consolidación hemos de pensar que difícilmente obtendremos esos valores naturales de compactación y de consolidación al tapar la zanja, aprovechemos esas características y realicemos la zanja más apropiada. Cuanta más resistencia oponga el terreno, más ayudará a la tubería en su comportamiento mecánico.

En terrenos inestables, como los de marismas, arcillas expansivas, etc. se deberá colocar y tenerlo previsto, desde el proyecto, algún elemento que venga a estabilizarla.

Es la anchura de la zanja existente en la clave o parte superior  del tubo la que determina el peso de la tierra que cargará sobre la tubería.

La altura de relleno por encima de los tubos no debe ser menor de 0.5 a 0.6 metros. Siempre se deberá valorar mediante el cálculo y conforme a las Normas el comportamiento mecánico del tubo del paso ocasional de un camión durante la ejecución de la obra. El fondo de la zanja debe ser uniforme y firme.

En toda la instalación y más aún en una red de saneamiento es fundamental la correcta ejecución de las pendientes definidas en el proyecto.

En conducciones e impulsiones los cambios de pendientes es necesario señalarlos mediante estacas o banderas preparadas al efecto para indicar la colocación posterior de ventosas. En instalaciones especiales, realizadas a gran profundidad, terrenos de arena, etc. utilizar medios especiales de protección.

Formación de la cama o apoyo

 

El sistema empleado para el asiento de la tubería es de gran importancia para el comportamiento de la instalación a largo plazo. El asiento o cama establece la verdadera nivelación de la instalación. Su permanencia  en el tiempo es de vital importancia.

La tubería debe tener un apoyo uniforme en toda su longitud para no hacerla trabajar a flexión y crear tensiones no contempladas en el cálculo. El estudio del terreno natural es un condicionante prioritario.

En terrenos inestables es imprescindible el uso de soluciones que garanticen la permanencia de las condiciones con las que fueron calculados, los esfuerzos mecánicos que ha se soportar la tubería.

Una tubería de plástico no debe ser hormigonada ni en base ni en el total de su perímetro, las dilataciones en ambos materiales son muy diferentes y causan problemas de roturas.

Bajada a zanja

 

Es la primera etapa en el montaje de la tubería. En este proceso la colaboración entre operarios aumenta el rendimiento.

Procedimiento manual: se realiza cuando el terreno es estable y el peso de los tubos no supera los 68 kg. Con dos operarios fuera de la zanja y dos en la colocación es suficiente.

Procedimiento mecánico: cuando es necesaria la presencia de máquina para la bajada a zanja, esta es utilizada de forma inmediata para el acople de un tubo con otro. En general es la misma máquina con la que se atendió la descarga, con sus aparejos correspondientes la que realiza de manera continua esta operación y la ayuda al acople de los tubos.

Preparación y acople de tubos. Tipos de uniones.

 

Tipo de unión entre tubos:

  • Por copa
  • Por manguitos
  • Soldadura.

La limpieza de las bocas de los tubos, gomas etc. nos garantiza la estanquidad de la unión.

La utilización en bocas y gomas de los lubricantes, aconsejados por los fabricantes, facilitan el acople y evitan el posible arrollamiento de las gomas.

Las juntas o uniones no deben quedar apoyadas en el fondo de la zanja.

Sistemas utilizados en función del tipo de tubo a instalar.

  • A mano. En diámetros pequeños (PVC junta elástica)
  • Palanca. En diámetros medios.
  • Tráctel.
  • Maquinaria pesada.

 

Precauciones a tener en cuenta:

No se debe dañar la boca del tubo, ni el manguito o copa.

Los tubos han de estar perfectamente alineados, las desviaciones permitidas se deben conseguir una vez acoplados y antes de seguir con el siguiente.

En el caso de soldadura, caso típico de las tuberías de polietileno, se aconseja seguir las instrucciones tanto del fabricante de la tubería como del proveedor de la máquina de soldar.

En estas instalaciones realizadas en polietileno tener presente los coeficientes de dilatación de la tubería ;  una tubería montada durante un periodo de calor o frío puede sufrir fuertes contracciones o dilataciones que someten a la tubería a esfuerzos que consiguen romper la instalación. Es conveniente que la alineación en horizontal vaya de una pared a otra de la zanja de manera sinuosa para evitar estas tensiones.

 

Compactado lateral

 

El compactado lateral  de los tubos plásticos viene a mejorar el comportamiento mecánico de los mismos, se trata de mejorar el módulo de deformación del terreno, con el que se acaba de rellenar los laterales de la instalación. Veamos su importancia según la siguiente formulación y en la que se apoyan las normas

alt=

 

.Dm =Diámetro medio del tubo.

.K1 y K2= Coeficientes que se determinan por el tipo de instalación, terreno, material de relleno, grado de compactación, tipo de apoyo y geometría del tubo.

.qv= Resultado de cargas verticales.

.E´= Módulo de deformación del suelo

.SN= Rigidez circunferencial del tubo

.E= Módulo de elasticidad a flexión circunferencial.

.1= Momento de inercia.

.e= Espesor del tubo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies